El Bosque de la Pardina del Señor. Para disfrutar del otoño y todo el año.

O Chardinet d’a Formiga os presenta el nuevo tramo del GR 15 entre Fanlo y Buesa totalmente restaurado. Un sendero que discurre por el Bosque de la Pardina del Señor, considerado uno de los diez bosques mas hermosos de España. Especialmente bonito en otoño.

Distancia 18,6 km     Horario: 5h 45 min. (solo ida) Pueden hacerse excursiones mas cortas escogiendo por tramos.

GR15 Senda Pirenaica  Sendero Turístico de Aragón   Entre los valles de Vio y Broto

Nosotros ya pisamos una buena parte de esta ruta y vale la pena asomarse al interior de esta masa forestal, un bosque de fantasía donde la luz muchas veces no alcanza el suelo y los musgos, las setas y los rojos de otoño campan por doquier contribuyendo a dar un toque mágico a este exuberante lugar de nuestra comarca: Sobrarbe.

Indicador del GR 15 Senderos de Aragón

Aprovechamos el día y vamos por la sinuosa carretera encajada en el  paraje del Cañon de Añisclo. Luego continuamos hacia Fanlo para seguir hacía Buesa. A poca distancia de sobrepasar Fanlo y ya en la otra vertiente (dirección Buesa) Nos encontramos, a mano derecha, el pequeño cartel indicador de este tramo del GR 15 que se adentra en el Bosque del Señor.

El sendero baja rápido hacia el rio Chate describiendo lazadas en un itinerario lleno de sorpresas en el que cada paso, cada rincón andado resulta inolvidable, ya sea buscando el fresco de la sombra de los calurosos veranos, ojeando el espectacular estallido de colores de otoño o sintiendo el silencio de los fríos y melancólicos días blancos de inviernos. Pero no nos olvidemos de la primavera y el despertar de la vida que de dulce verde tiñe estos  privilegiados rincones del Pirineo.

Un Bosque cargado de historia y belleza

Bajando bajando llegamos al cauce del Chate, justo donde el agua prístina se estanca en una pequeña poza con pequeño salto incluido. Cruzamos el cauce valiéndonos de las piedras que afloran.

Poza en el rio Chate

Entramos en un bosque de propiedad privada, mejor no salirnos del sendero. Las frondosas parecen reinar en este tramo, hayas, arces, fresnos, abedules, serbales, avellanos y al rato también los roble. Nos detendremos para admirar uno especialmente majestuoso junto a un viejo muro que antaño sustentaba una faja de cultivo.

De nuevo cruzamos el barranco de la Lana y al poco el de Ixos. En este punto el curso se ve interrumpido de forma discontinua por numerosos saltos. De aquí al paraje de la Cruceta. En poco mas de hora y media la Pardina de Ballarín o del Señor, la humilde construcción que da nombre al monumental paraje.

Descendemos hacía el barranco A Casa y nos sumergimos en un hayedo. Esta parte del bosque todavía conserva alguno de los mas viejos ejemplares que en su día se libraron de la explotación maderera a la que estaban sometidos. Bosques conocedores y guardianes de historias y secretos de sus antiguos moradores que nos deleitan con sus carpinteras estructuras sin soltar palabra alguna. Este es sin duda el tesoro del recorrido que poco a poco va entrando en tierras de Broto, con robles y quejigos vigilantes del lugar. Fuen Cubillata nos abraza, y mas allá las bordas de San Esteban. Pocos pasos restan ya antes de llegar a la fuente de aguas sulfurosas de Baño. Al final de este sendero: Buesa.

Indicador del camino