Ruta Románica

Ruta románica en el Valle de la Fueva

La implantación del Románico en tierras aragonesas, tuvo lugar básicamente en los Valles del Norte, el Alto Aragón, de modo que es aquí, en Huesca, donde se encuentran la mayor parte de los monumentos.

El nacimiento del románico en Aragón habría que datarlo a comienzos del siglo XI, extendiéndose hasta principios del siglo XIII, en las zonas más rurales.

Se trata pues de un románico maduro, de numerosísimos monumentos, de fuerte personalidad, gran plasticidad, rico simbolismo y con unas profundas raíces en el Mozárabe.

La ruta románica de la Fueva muestra un recorrido que nos adentra en el valle y nos da a conocer los pueblos que esconden pequeños tesoros del románico lombardo-catalán. El nombre viene de su lugar de procedencia, Lombardia (Italia). Desde allí llegó hasta nosotros, primero al Pirineo Catalán (un ejemplo muy claro es la iglesia de Tahüll) hasta llegar al Pirineo Aragonés.

 

NUESTRA RECOMENDACIÓN

San Juan de Toledo de la Nata. En San Juan de Toledo, su iglesia, declarada Bien de Interés Cultural, es un magnífico edificio de estilo románico lombardo que incluye en su interior un colorista repertorio de pintura mural fechada en 1599. También encontrareis un punto de origen de varias excursiones hacia la Peña Montañesa.

Charo. Iglesia de San Martín de nave y bóveda apuntada del siglo XIII. Charo es una localidad con muestras muy interesantes de arquitectura popular, casas fuertes con pasos abovedados y torre defensiva.

Tierrantona La iglesia de la Asunción tiene un origen románico del siglo XII con capillas laterales, una de las cuales presenta portada del siglo XVI.

Muro de Roda. Construcción de carácter defensivo con topología medieval, declarado Bien de Interés Cultural. Muro Mayor, que era su primitivo nombre, se construyó a comienzos del siglo XI. Era un elemento defensivo del Sobrarbe junto con Santa María de Buil. Para su ubicación se eligió un enclave que domina todas las tierras del Sobrarbe Central.

Se distinguen dos grupos de edificaciones, el primero al norte integrado por la ermita prerrománica de S. Bartolomé, el antiguo ayuntamiento y la cárcel. La ermita se amplió en el siglo XVI.

El segundo lo compone un conjunto fortificado, a 1021 metros de altitud, donde predomina la bella iglesia románica del siglo XII compuesta por tres naves con sus ábsides y sus criptas. El campanario es almenado y guarda la puerta de la muralla.. Junto a la iglesia se levanta una casa-abadía y la ermita de Sta. Bárbara, de los siglos XVI-XVII.

Solo con sus magníficas vistas de Peña Montañesa y Monte Perdido al norte ya vale la pena dedicarle una parada en nuestra ruta.

Palo. Ermita de San Clemente de Palo, muestra del románico lombardo del siglo XI

Troncedo. Restos del castillo con su torre pentagonal. Iglesia de San Esteban, del siglo XII y reformada en el XVIII y ermita de San Miguel, del siglo XI.