Charo

Nos gustó este texto publicado en el Diario del Alto Aragón el 7 de mayo de 2008 que habla de nuestro pequeño pueblo: Charo.

“Apretujado a media ladera de San Salvador – cuya cima de 900 metros preside la serranía que divide las cuencas del Río de la Nata y del barranco de la Usía- el caserío del lugar de Charo, a 741 metros de altitud, conforman un poblado netamente medieval, tranquilo y pintoresco, asentado al sol de mediodía, que constituye posiblemente, uno de los mas interesantes conjuntos urbanos de Sobrarbe. Presenta una calle orientada de Norte a Sur con casales de interesante arquitectura popular entre las que destacan Casa Mora con portada de arco en medio punto y escudo de los Villacampa en la clave; la capilla de San Sebastián, de planta rectangular, cabecera recta, bóvedas de medio cañón y espadaña sobre la puerta, integrada a la llamada Abadía- con una valiosa portada- y en los extremos meridionales, las voluminosa Casa Baltasar – que se une a sus dependencias agrícolas por un pasaje abovedado de unos trece metros de longitud, con posibilidad de ser cerrado en ambas direcciones – y que posee una torre aspilleras, saliente en la fachada posterior, de cinco plantas, las dos inferiores con arcos de medio cañón a las que se accede desde el Zaguán de la vivienda y las dos siguientes comunicadas con el resto del edificio, sobresaliendo la última, dotada de escala interior. La puerta de este edificio denominado de Baltasar contiene en la clave un escudete palado, puesto en punta hacia arriba, y todo él es un ejemplar extraordinario de vivienda fortificada de esta zona pirenaica…”


Al lado se encuentra la Casa Nueva, actualmente llamada O Chardinet d’a Formiga, una edificación mucho mas humilde que fecha del año

1670 según se indica en un dintel de piedra de una de las ventanas de la cara oeste, reformada recientemente conservando su aspecto original, con sus bóvedas de medio cañón, sus arcos, y su pequeño patio interior o chardinet. Esta casa había tenido sus alcobas actualmente desaparecidas, su uso en los ultimos tiempos antes de la reforma, fue de cobijo a los animales de engorde y labor.


“…Aislado, bajo el pueblo, se eleva el templo parroquial de San martín, según Iglesias Costa-, románico del siglo XIII, construido de sillería, que consta de nave única con cabecera en semicírculo, bóveda de cañón, cuatro capillas laterales, pila bautismal semiesférica gallonada, con pie octogonal, torre cuadrada de cuatro vanos para campanas y pórtico de entrada, éste con cuatro austeras archivoltas.

En elevaciones de mayor altitud, al Norte de Charo, se hallan las aldeas de la Sierra y el Pocino hallándose en la primera Casa Cosculluela-patio empedrado, puerta de dovelas bajos de bóveda de cañón y fachada aspillerada – y bajo la misma un paso con bóveda rebajada de desigual anchura y en esviaje- y la ermita de Sta Bárbara construida a finales del siglo XVI. En la cima de la sierra montañosa de su nombre, se levanta la ermita de San Salvador, de arquitectura popular y en sus alrededores se han hallado restos de muros de gran espesor, probablemente restos de una antigua fortificación allí existente.


A poca distancia de Tierrantona, la capital de la Fueva, rodean a Charo un rosario de aldeas y pueblecitos con nombres que suenan a relatos legendarios antiguos. La Lueza, Sosiat, La Plana, El Humo, Lujan, Solipueyo, El Pamporciello… que en su mayoría ostentan fuertes torreones defensivos, a la sombra de lo que fue potente fortaleza de Muro de Roda.


El propio nombre de Charo se trata de un topónimo pre-indoeuropeo, que en el siglo XI era conocido como Iaro, luego en siglo XV hasta mediados del XVII como Jaro o Xaro y a partir de 1834 como Charo, que sigue siendo su denominación actual.


Desde qu el Rey Sancho Ramírez lo otorgó, en el siglo XI, en propiedad al monasterio de San Victorián, ha permanecido este lugar, posteriormente, como posesión del mismo hasta la extinción del cenobio en 1872. El el censo de 1495 aparecía con catorce fuegos ejerciendo los puestos de Bayle y Jurado los vecinos Galcerán de Fumanal y Joan de lo Pocino, siendo el resto de los apellidos Fontova, Buyl, Lueça, Lanau, Peralta, Cosculluela, Lo Puço y de La Cambra…”

______________________________________________________________