Biello Sobrarbe: Por tierras del Vero y Guara

 

Esta es una escapada de un día para conocer parte del Parque Cultural del río Vero en el Biello Sobrarbe, muy recomendable para hacer en primavera, otoño o en días soleados de invierno.

Saldremos de nuestra casa O chardinet d’a Formiga y tomaremos las carretera que va hacia Tierrantona, Palo y Mesón de Ligüerre hasta encontrarnos con la carretera A-138 L’Ainsa-Barbastro, nos dirigiremos hacia el sur, Barbastro, y enseguida giraremos hacia Lamata y Sierra de Guara, pasaremos por Jabierre, Mondot y finalmente llegaremos a la carretera A2205. Una vez mas nos dirigiremos hacia el sur (a la izquierda) hasta llegar a Eripol.

_0000417En Eripol dejaremos el vehículo y nos dispondremos a visitar el núcleo principal apiñado en torno a la Iglesia de Santa Eulalia s.XVI (UTM31TBG597852). Esta construcción consta de una única nave rectangular  con cabecera recta y torre de un solo cuerpo acabada en campanario. A su lado se encuentra un trinquete del s. XIX, con inscripción en uno de sus muros, destinado al juego de la pelota. El enrollado del pavimento es original y uno de los pocos que quedan en la comarca.

Nuestra siguiente parada es Almazorre, un pueblo con molinos, herrería, horno de cal,  ermitas, iglesias y esconjurandero, pequeño templete de planta cuadrada construido con mampostería que se cubre con cúpula esquifada y apuntada. Tiene una puerta en arco y t_0000522res vanos de medio punto en cada uno de los lados. Tradicionalmente a su cobijo se realizaban rituales para esconjurar tormentas, plagas y cualquier tipo de actuaciones que ponían en peligro la supervivencia de las personas y de la comunidad. A su lado la iglesia de San Esteban, de estilo románico del s.XII, de nave rectangular y ábside semicircular. La torre de planta cuadrada se erige con sillar y sillarejo de mampostería. Se accede desde el exterior por una escalera adosada a la misma. En el interior de la iglesia se han hallado restos pictóricos de gran valor en su cabecera. Se pueden observar elementos de decoración geométrica, una escena de psicostasis, una imagen se San Juan y la virgen Maria,  dos personajes montados en caballos y una imagen de un Pantocrátor. Estas pinturas están directamente relacionadas con las pinturas del Valle de Bohí en el pirineo catalán, por su calidad e interés histórico. Desde la misma iglesia sale el camino hacía el Dolmen y horno de cal, una bonita e interesante caminata de una hora aproximadamente.

Tomaremos de nuevo el vehículo para dirigirnos hacía al sur y a unos pocos kilómetros a nuestra derecha encontraremos una indicación: La ermita de la Virgen de la Sierra. Desde la ermita podremos admirar un bello paisaje con el Tozal de Asba como punto dominante del territorio.

Volveremos a la carretera y conduciremos  siguiendo las indicaciones hasta Lecina una población situada a las estribaciones orientales de la Sierra de Sevil. Conserva un casco urbano armonioso, construido de piedra, teja y losa, apiñado entorno una amplia plaza en que sobresale la iglesia, casa Sampietro, el “cubiero”, la herrería y la antigua escuela, hoy oficina de turismo. Casa Carruesco edificio del siglo XVI representa una de las casas fuertes mas características del bajo sobrarbe, compuesta por vivienda, oratorio, torre, patio y otras dependencias. Cabe destacar la gran cantidad de elementos arquitectónicos decorativos como arcadas, dinteles, pasos abovedados, matacán y escudetes entre otros. En Lecina no hay que olvidarse de visitar la encina o carrasca milenaria, con camino adaptado a discapacitados,  que da nombre al pueblo._0000427

_0000517Después de disfrutar de este entorno urbano accederemos a Betorz por la carretera huv3421 que parte de la misma Lecina. Betorz es otro maravilloso conjunto de casas de piedra y teja situado a 997 m de altitud, se distribuye en tres barrios llamados del castillo, medio y bajo. Todos ellos conectados por una calle principal interior con cruces incrustadas en las paredes, que marcan las paradas del vía crucis A lo largo y ancho del pueblo hay que destacar sus casas de arquitectura popular como casa Ferrandiz, casa Franco, casa Cavero, Carruesco o Buil, la iglesia de Santas Nunilo y Alodia, el molino de aceite o almazara de reciente restauración. Para visitarlo hay que pedir la llave a algún vecino y si se va en verano se esta intentando crear un servicio de visitas. Ya por terminar podemos bajar a comer en la fuente-lavadero-abrevadero de la Espuña a medio camino entre Betorz y Lecina. Una recomendación, aunque ya fuera de los limites de la comarca de Sobrarbe, es acercarse al emblematico y monumental casco histórico de Alquezar donde disfrutareis tambíen de un viaje en que  moros y cristianos se disputaban estas tierras. Y si a mas a mas es la hora de comer no os podéis perder una visita a La Posada de Lalola, en Buera a la sombra de Alquezar, un restaurante diferente con gente diferente que como nosotros os harán sentir como en casa, mientras van amenizando vuestra estancia con suculentos y variados platos.

_0000449

_0000496