El Cañon de Añisclo: Uno de los mas bellos paisajes para disfrutar sin bajarse del coche.

El Rio Bellós: el gran protagonista
Cañon de Añisclo. Parque nacional de Ordesa y Monte Perdido. Casa Rural O Chardinet d'a Formiga. Turismo sotenible. Ecoturismo. Naturaleza
El río Bellós, el verdadero protagonista del Cañon en una de sus crecidas. Otoño.
Cañon de Añisclo. Parque nacional de Ordesa y Monte Perdido. Casa Rural O Chardinet d'a Formiga. Turismo sotenible. Ecoturismo. Naturaleza
La estrecha carretera cruza el río Bellós

El Cañon de Añisclo es sin duda uno de los parajes mas bellos de este territorio. Se puede disfrutar de el sin bajarse del vehículo particular. Es pues un buena excursión para aquellos que os gusta caminar poco o nada. O ideal para hacerla en un día lluvioso cuando el andar no se hace muy agradable.

Cañon de Añisclo. Parque nacional de Ordesa y Monte Perdido. Casa Rural O Chardinet d'a Formiga. Turismo sotenible. Ecoturismo. Naturaleza
El Cañon de Añisclo con sus riscos calcáreos y su curiosa combinación de vegetación mediterránea y continental
Cañon de Añisclo. Parque nacional de Ordesa y Monte Perdido. Casa Rural O Chardinet d'a Formiga. Turismo sotenible. Ecoturismo. Naturaleza
Una haya en el camino

Desde Ochardinet d’a Formiga tomaremos dirección L’Ainsa para a continuación tomar dirección norte, hacia Bielsa y Francia. Pasaremos por los pequeños nucleos de Labuerda y Escalona para seguidamente, en la rotonda, girar hacía la izquierda para seguir las indicaciones que nos llevarán cerca de Puyarruego, por la pequeña carretera que se adentra en el fabuloso paisaje del Cañon de Añisclo. Aquí el agua, las rocas, las altas paredes, el bosque y el ruido tranquilizante del rio Bellós se adueñan de nuestros sentidos, solo podemos dejarnos llevar por la belleza abrupta del lugar.

Cañon de Añisclo. Parque nacional de Ordesa y Monte Perdido. Casa Rural O Chardinet d'a Formiga. Turismo sotenible. Ecoturismo. Naturaleza
Estación de aforo en la garganta de las Latiallas. En el km 7.5 de la carretera.

En invierno las hojas caídas de los arboles nos despejarán la vista del rio de aguas bravas e impolutas. El murmullo casi ruidoso del agua en primavera se oye por todas partes y las hojas tiernas de los arboles se apoderarán de nosotros. En las tardes de verano el lugar se convierte en un sombrío y fresco paraje donde escapar de los poderosos rayos de sol. Y en otoño… un rincón mágico donde se juntan todas las sensaciones de todos los días del año.

Cañon de Añisclo. Parque nacional de Ordesa y Monte Perdido. Casa Rural O Chardinet d'a Formiga. Turismo sotenible. Ecoturismo. Naturaleza
Anticlinal de Añisclo
Un Paisaje maravilloso

Si este es un paisaje maravilloso desde el vehículo, imagínate pues paseándote por él… cruzar el puente románico sobre aguas salvajes. Descubrir el rincón de San Úrbez, tocar el río, acercarse a sus infinitas paredes. Disfrutar de los lugares de la Ripareta  o de Fuenblanca… Realmente hay que vivirlo con todos los sentidos.

Fotografías: Ferran Guàrdia

 

Parque Nacional para personas con movilidad reducida

Valle de Ordesa con sendero adaptado
Ordesa para personas con movilidad reducida. Naturaleza. Pirineos. Montaña. Bosques. O Chardinet d'a Formiga casa rural. eco turismo. Huesca.
Recorrido adaptado para personas con movilidad reducida.

Desde hace ya un tiempo el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido cuenta con un circuito o recorrido especifico en el sector de Ordesa para personas con movilidad reducida. Ahora todos podemos pisar la montaña y conocer este espacio natural. Apto para sillas de ruedas, cochecitos, personas mayores o no, con movilidad reducida. Se trata de un paseo con calzada urbanizada con un desnivel muy suave que además cuenta con un acceso cómodo y practico, pues se accede desde unas plazas de parking reservadas para este fin en la misma Pradera de Ordesa a muy pocos minutos de Torla.

Ordesa para personas con mobilidad reducida. Naturaleza. Pirineos. Montaña. Bosques. O Chardinet d'a Formiga casa rural. eco turismo. Huesca.
Puente sobre el rio Arazas en el Valle de Ordesa

Entrada de O Chardinet d’a Formiga actualizada en marzo de 2017

Otoño 2011

El Otoño que no parecía llegar

El otoño de 2011, climáticamente dudoso, nos dejo finalmente un  buen sabor de boca y un sin fin de preciosas y cambiantes pinceladas en nuestros paisajes, todo un regalo para nuestros sentidos teniendo en cuenta que veniamos de unas estaciones secas y cálidas.

Frutos de otoño

No fue  un otoño como el de 2010: repleto de abundantes y sabrosísimos frutos salvajes como las tan apreciadas setas. Con sus variados sabores, formas y colores, que a su vez fueron las protagonistas de los más variados y ricos manjares. Aquel año nos conformamos con las simples negras y brillantes zarzamoras o las rojas frambuesas. Que después pasaron a almacenarse en forma de confituras. Nos toco esperar, como cada año, las primeras heladas para poder cosechar los ásperos arañones que pusimos a reposar con el dulce anís para convertirse en buen pacharán.

Climatología

Aquel dudoso otoño empezó con altas temperaturas, días brillantes casi veraniegos. Sin precipitaciones y un montón de polvo en los campos y caminos. Ya dábamos por perdido los colores de aquella estación pero poco a poco bajaron las temperaturas. Las horas de sol se acortaron como marca la norma. Los atardeceres pintaron los cielos y sus colores se reflejaron en las montañas de rocas calizas de Sobrarbe.

Las noches ya frías propiciaban el maravilloso cambio de las hojas de nuestros árboles caducifólios: cerezos, robles, hayas, chopos, fresnos, majuelos, mostajos, abedules, arces, serbales… Los bosques finalmente se fueron maquillando de norte a sur por todas la comarca. Pudimos, pues disfrutar de unos pocos e inesperados días de colores otoñales. Todo un  regalo de la naturaleza antes de que los vientos del norte hiciesen de las suyas con las  hojas, que pasaron a enmoquetar el sotobosque bajo cielos limpios y azules. Pero también ansiavamos los días nublados y fríos que nos traerían la tan preciada lluvia. Y, esperamos a que el gris diera paso al fantástico paisaje blanco invernal que ya no nos dejaría hasta la primavera.

 

Valle de Pineta: Cascadas y Llanos de la Larri

Hoy os invitamos a descubrir una clásica excursión en el Valle de Pineta Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido: Un valle de fisonomía puramente glaciar,  destaca por su perfil en “U”, su fondo llano y la magnitud de sus murallones. De indudable soberbia y belleza en sus paisajes, en su geología, vegetación y  fauna. Un valle para recorrer y descubrir en cualquier época del año: con el manto blanco de la nieve en invierno; el delicado verde de los hayedos en primavera musicalizados por las aguas del deshielo; los frescos prados y imponentes montañas desnudas de verano;  y en otoño un espectáculo visual sin igual, mi  favorita.

 

Valle de Pineta Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido
Cascadas de La Larri

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La excursión de las cascadas y llanos de la Larri

Tiempo (ascensión) 1h.         Desnivel 270 m.

Valle de Pineta Parque <nacional de Ordesa y Monte Perdido
Llanos de La Larri

 

 

 

 

 

 

 

El camino arranca del fondo del parking situado al lado izquierdo del río Cinca, a unos 50 minutos en coche de nuestra casa: O Chardinet d’a Formiga. Seguiremos las indicaciones que marcan hacia los llanos de la Larri por el sendero de Marboré. Este camino se dirige junto al río y en unos pocos minutos al pie de las cascadas de la  Larri.

En este punto un cartel indicador nos marca dos itinerarios a seguir para llegar a un mismo sitio. A la izquierda el camino de Marboré,  recomendado para hacer la bajada, y a la derecha el camino por las cascadas: recomendado, a partir de aquí el recorrido marca un fuerte desnivel que transcurre junto a los distintos saltos de agua que conforman estas cascadas.

Subimos entre rocas, hayedos, agua y escaleras que nos ayudan en nuestro ascenso.  Finalmente llegamos a una pista forestal, seguimos hacía la derecha para cruzar por un puente sobre otro espectacular salto de agua. Pasamos por una verja y al poco salimos del hayedo donde la vegetación dominante son los arbustos, helechos y asfódelos.

La pista va serpenteando ganando altura hasta alcanzar los Llanos de la Larri, un sub-valle colgado al valle principal, también de origen glaciar. Estas praderas se cuajan de flores durante los meses de junio, julio y principios de agosto. Abundan flores como lirios, orquídeas y gencianas entre muchas otras.

Marmotas y Rebecos

Si nos apetece podemos continuar hacia el fondo de los prados hasta otra bonita cascada, aunque  habrá que añadir un poco mas de tiempo a nuestra excursión, pero os veréis recompensados con la visión de las marmotas, los acrobáticos vuelos de las chovas y los pequeños rebaños de rebecos desplazándose rápidamente por las laderas de estos prados.

Valle de Pineta Parque Nacional de Ordesa Y Monte Perdido
Valle de Pineta a medianos de octubre

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para volver no hay mas que retomar nuestros pasos. Pasamos por la verja, el puente y continuamos por la pista, haciendo caso omiso al cartel indicador de las cascadas. Al rato encontramos otra indicación que nos marca el camino que desciende directamente a la pradera.  Pero podemos escoger continuar por la misma pista, un paseo mas tranquilo pero un poco mas largo. Esta excursión por el Valle de Pineta Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido se puede alargar visitando también las Cascadas del Cinca

Mapas y mas información.

Valle de Pineta Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, Nieve, naturaleza, Reserva de la Biosfesra
Lago de Pineta en invierno

Grullas: La história se repite

grulla-211

Sí, la historia de la grulla (Grus grus) se repite, y es una suerte, hay tantas cosas que siempre han sido y de repente dejan de ser… La migración de las grulla se repite, hace pocos minutos ha pasado la primera bandada de la temporada, y no van a ser las únicas pues durante unos días este espectáculo se va repetir. Aún que este año ha empezado unos días antes que el año anterior, desde hace ya unas cuantas jornadas la climatología nos esta marcando la primavera y estas aves sienten el impulso de emprender su viaje hacía latitudes mucho más norteñas, su destino: los países escandinavos con especial predilección por Finlandia, su objetivo: la reproducción de una nueva generación. Han pasado el invierno en el sur de Europa, y en su viaje migratorio las aves que han estado en España  se encuentran con la barrera natural de los Pirineos, aquí en la comarca de Sobrarbe  las grullas tienen que coger altura antes de cruzar las altas cimas, de hasta 3000 m., de esta cordillera. Las bandadas pasan un buen rato buscando las masas de aire cálido que las ayudarán a ganar altura, mientras las figuras creadas en el cielo son un verdadero espectáculo visual y sonoro pues, sus chillidos no no dejarán de escucharse hasta mucho después de haberlas perdido visualmente. Desde Charo es realmente espectacular, las aves van llegando a baja altura desde las llanuras de Zaragoza y Huesca, y cuando se encuentran en medio del valle de la Fueva empiezan a subir mientras poco a poco se van alejando  hasta perderlas de vista justo detrás de las primeras altas montañas del Pirineo. Fotografía de Ferran Guàrdia.