Tella: Un mundo de Ermitas y Brujas

Un paseo por Tella

Tella es un coqueto pueblo situado en una formidable balconada  sobre el valle del río Cinca. Rodeado por altas montañas esconde un precioso tesoro: una serie de ermitas levantadas sobre un destacado paisaje.

Tella un pueblo del Pirineo con brujas y ermitas románicas, paisajes pintorescos e increíbles. Excursión, dolmen, Casa rural O Chardinet d'a Formiga
El Pontón de de Tella
Acceso

A Tella accederemos por la carretera de L’Aínsa-Bielsa. Después de sobrepasar Hospital de Tella. A nuestra izquierda arranca una sinuosa y estrecha carretera que asciende rápidamente. Pasaremos por Cortalaviña, Revilla, el dolmen de Tella y finalmente Tella.

Tella un pueblo del Pirineo con brujas y ermitas románicas, paisajes pintorescos e increíbles. Excursión, dolmen, Casa rural O Chardinet d'a Formiga
Dolmen de Tella

Al llegar nos encontraremos con un centro de información del Parque Nacional, dos museos, uno de creencias y tradiciones. Otro del gran oso  cavernario y la iglesia. Situados frente la entrada principal seguiremos el pequeño sendero que parte a nuestra izquierda rodeado de pequeños y dispersos arbustos que en poco darán paso a un húmedo bosque de pinos, boj y musgo.

Las ermitas (románicas)

Saliendo de este mágico bosquecillo y justo enfrente a poca distancia podremos divisar un peñón rocoso y a sus pies la pequeña ermita de los Santos Juan y Pablo (foto) del año 1018. Consta de una sola nave terminada en ábside y una minúscula cripta.

Después retrocederemos por el camino andado para enseguida girar a la derecha y subir por una pequeña cuesta hasta un collado, un cartel nos indica hacia la ermita de la Virgen de la Peña (s.XVI). Aquí nos será fácil poder observar alguna de las aves  rapaces que surcan estos cielos, como el alimoche,  el buitre leonado, alguna que otra águila, el milano real y con un poco de suerte el majestuoso quebrantahuesos. Nosotros siempre que hemos estado allí tarde o temprano esta magnifica ave ha echo acto de presencia.

Milano real
Tella un pueblo del Pirineo con brujas y ermitas románicas, paisajes pintorescos e increíbles. Excursión, dolmen, Casa rural O Chardinet d'a Formiga
Ermita de Fajanillas

Bajamos al collado y justo al otro lado encontraremos la ultima de las ermitas: la de Fajanillas. Originalmente románica ha sufrido varias reformas como el agregado de la torre con sus aspilleras.

Tella un pueblo del Pirineo con brujas y ermitas románicas, paisajes pintorescos e increíbles. Excursión, dolmen, Casa rural O Chardinet d'a Formiga
El pequeño collado entre las ermitas de La Peña y Fajanillas

De nuevo en el collado una indicación nos dirige de vuelta al pueblo. Todas estas ermitas se permite visitar su interior y este sencillo y delicioso paseo se puede realizar en 45 minutos, aunque os recomendamos disfrutarlo mucho mas, haciendolo con calma, recorriendo con la vista y el pensamiento cada rincón de este fantástico enclave.

Las Brujas o Bruxas

Pero no te engañes, Tella, es uno de los lugares preferidos por las brujas para celebrar sus aquelarres y hechizos. Ubicado en la antigua Casa de la Maestra se puede visitar un pequeño museo dedicado al mundo de las brujas. En el podrás descubrir historias relacionadas con la presencia habitual de brujas en la población. Todavía hoy se baila la Danza d’as Bruxas, un acto cultural que no se ha perdido en el tiempo.

¡Vigila quien se esconde detrás de las misteriosas puertas de Tella!
El inframundo

En la Casa de la Bruja, nombre que recibe el pequeño museo, uno se adentra en  inframundo. Sentirás el mágico mundo de la etnobotánica y del Pirineo mediante paneles explicativos que nos zambullirán en el paraje histórico de las brujas de Tella. Las plantas y su uso, las leyendas de la zona y los elementos protectores que utilizaban las gentes del entorno, nos trasladarán a esos pretéritos tiempos de oscuridad y magia. ¿Que significado tenían para el hombre elementos naturales como el agua o las tormentas?; y ¿Cuales son las leyendas sobre la formación de montañas como Monte Perdido y la Brecha de Rolando?….

Foto de Ferran Guàrdia para O Chardinet d’a Formiga. consulta Bibliografica: Guerrero, Joaquiín “Sobrarbe: Ordesa y Monte Perdido” 2003.

Ruta Románica

Ruta románica en el Valle de la Fueva

La implantación del Románico en tierras aragonesas, tuvo lugar básicamente en los Valles del Norte, el Alto Aragón, de modo que es aquí, en Huesca, donde se encuentran la mayor parte de los monumentos.

El nacimiento del románico en Aragón habría que datarlo a comienzos del siglo XI, extendiéndose hasta principios del siglo XIII, en las zonas más rurales.

Se trata pues de un románico maduro, de numerosísimos monumentos, de fuerte personalidad, gran plasticidad, rico simbolismo y con unas profundas raíces en el Mozárabe.

La ruta románica de la Fueva muestra un recorrido que nos adentra en el valle y nos da a conocer los pueblos que esconden pequeños tesoros del románico lombardo-catalán. El nombre viene de su lugar de procedencia, Lombardia (Italia). Desde allí llegó hasta nosotros, primero al Pirineo Catalán (un ejemplo muy claro es la iglesia de Tahüll) hasta llegar al Pirineo Aragonés.

 

NUESTRA RECOMENDACIÓN

San Juan de Toledo de la Nata. En San Juan de Toledo, su iglesia, declarada Bien de Interés Cultural, es un magnífico edificio de estilo románico lombardo que incluye en su interior un colorista repertorio de pintura mural fechada en 1599. También encontrareis un punto de origen de varias excursiones hacia la Peña Montañesa.

Charo. Iglesia de San Martín de nave y bóveda apuntada del siglo XIII. Charo es una localidad con muestras muy interesantes de arquitectura popular, casas fuertes con pasos abovedados y torre defensiva.

Tierrantona La iglesia de la Asunción tiene un origen románico del siglo XII con capillas laterales, una de las cuales presenta portada del siglo XVI.

Muro de Roda. Construcción de carácter defensivo con topología medieval, declarado Bien de Interés Cultural. Muro Mayor, que era su primitivo nombre, se construyó a comienzos del siglo XI. Era un elemento defensivo del Sobrarbe junto con Santa María de Buil. Para su ubicación se eligió un enclave que domina todas las tierras del Sobrarbe Central.

Se distinguen dos grupos de edificaciones, el primero al norte integrado por la ermita prerrománica de S. Bartolomé, el antiguo ayuntamiento y la cárcel. La ermita se amplió en el siglo XVI.

El segundo lo compone un conjunto fortificado, a 1021 metros de altitud, donde predomina la bella iglesia románica del siglo XII compuesta por tres naves con sus ábsides y sus criptas. El campanario es almenado y guarda la puerta de la muralla.. Junto a la iglesia se levanta una casa-abadía y la ermita de Sta. Bárbara, de los siglos XVI-XVII.

Solo con sus magníficas vistas de Peña Montañesa y Monte Perdido al norte ya vale la pena dedicarle una parada en nuestra ruta.

Palo. Ermita de San Clemente de Palo, muestra del románico lombardo del siglo XI

Troncedo. Restos del castillo con su torre pentagonal. Iglesia de San Esteban, del siglo XII y reformada en el XVIII y ermita de San Miguel, del siglo XI.